GESTICULANDO EL INSOMNIO

Mientras afuera se construye el vacío y la densa barbarie de los ojos cerrados cruza el zaguán indivisible, mientras la noche calca de ti sus ángeles de arena y los va olvidando en jardines tristes, en plazas verdísimas de moho, en catedrales nacidas con el vodka taciturno. 

Mientras afuera o muy lejos tú reproduces el fugaz apretarse de los brazos pues un adiós nos lo traía en bandejas de polvo, mientras ahuyentas de tus sueños la obscena delicia del alba y los cipreses todavía dormidos se inquietan en tu almohada de fiebres y esponjas, Obdulia. 

Mientras el más negro horizonte cubre mi pelo con sus estrellas de juguete y gobierna sin duda tu estremecimiento de ventanas abriéndose, tu espanto producido por la entrada secreta entre tus muslos de un objeto muy solo, algo así como una flor diluida, invisible. 
 
 
 
 

De PALABRAS PARA OBDULIA 1985


 


| Nota personal | Información bibliográfica | Textos| Final |



Los poemas de Horacio E. Cluck | La verdadera historia de Montserrat C.| Este cuento se ha acabado  | Tres inhalaciones | A la que falta |

| Música para torpes | Lugares | Fantasía del cuerpo postrado | Casicuentos | Mortajas | Elogio del proxeneta|

| La última vez | Libro de citas | Diez poemas... | O podríamos amarnos... | Cáncer de invierno |

| La memoria buscando sus disfraces  |  Palabras para Obdulia  | (Técnicas) para abrazar... |

| Rená, a solas con nosotros  | Cuaderno de junio | Labios de la locura |

| Obdulia azul | Variaciones (S.E. ú O) |