( Ruego funcional )

 

Devuélveme los ojos. 

No creas que no he visto 

cómo los tendías a secar 

los lunes y los jueves. 

Parezco un hombre 

imposible con estos orificios 

horrendos. 

No seas tan ladrona 

y devuélveme mis ojos. 

A cambio te daré los sellos 

de Namibia que te faltan, 

o si no las caricias 

que me pides cuando estoy ocupado. 

Sin ojos, y sin ti, no soy ya nadie. 

No seas terca, mujer, 

pónmelos un rato. 


 
De O PODRÍAMOS AMARNOS SIN QUE NADIE SE ENTERE 1989

 


| Nota personal | Información bibliográfica | Textos| Final |



Los poemas de Horacio E. Cluck | La verdadera historia de Montserrat C.| Este cuento se ha acabado  | Tres inhalaciones | A la que falta |

| Música para torpes | Lugares | Fantasía del cuerpo postrado | Casicuentos | Mortajas | Elogio del proxeneta|

| La última vez | Libro de citas | Diez poemas... | O podríamos amarnos... | Cáncer de invierno |

| La memoria buscando sus disfraces  |  Palabras para Obdulia  | (Técnicas) para abrazar... |

| Rená, a solas con nosotros  | Cuaderno de junio | Labios de la locura |

| Obdulia azul | Variaciones (S.E. ú O) |