XVI

Nadie viene hoy a sonsacarme y de paso a evaluar mis heces, nadie viene hoy, aborrecibles fantasmas que ofuscan con su voz desproporcionada y cruel.

Ya no me importan tus labios azules por el frío más frío, ni esa noche recíproca que el amor empaña con su poder y su lástima.

Toda la casa huye de mí.

 

De MATAR EL TIEMPO 2018
 


| Nota personal | Información bibliográfica | Textos | Final |

| Matar el tiempo |

Los poemas de Horacio E. Cluck | La verdadera historia de Montserrat C.| Este cuento se ha acabado  | Tres inhalaciones | A la que falta |

| Música para torpes | Lugares | Fantasía del cuerpo postrado | Casicuentos | Mortajas | Elogio del proxeneta|

| La última vez | Libro de citas | Diez poemas... | O podríamos amarnos... | Cáncer de invierno |

| La memoria buscando sus disfraces  |  Palabras para Obdulia  | (Técnicas) para abrazar... |

| Rená, a solas con nosotros  | Cuaderno de junio | Labios de la locura |

| Obdulia azul | Variaciones (S.E. ú O) |