LX

Lo atroz era perderse.
Lo verdaderamente cruel era estar solo, llevarse
la venganza a casa como si de verdad
no existieras.
A menudo me digo que en la Curva de la Muerte
los fusilados aún tienen sed.

Días con lluvia y cuerpos que no fueron.
El pasado, corneja siniestra, se cierne sobre ti,
ríe contigo cuando debería estar triste
porque nada se perpetúa.

Porque nada está en su sitio,
ni la música de Ben Webster suena para mí
como antes.
Ante mis ojos la vida descuida su aliento.
Quédate con ellas, merece gratitud
quien no sabe más que volver a contarnos
las horas.

Si lo hermoso era estar junto a ti.

 

De FANTASÍA DEL CUERPO POSTRADO 2010

 


| Nota personal | Información bibliográfica | Textos| Final |



Los poemas de Horacio E. Cluck | La verdadera historia de Montserrat C.| Este cuento se ha acabado  | Tres inhalaciones | A la que falta |

| Música para torpes | Lugares | Fantasía del cuerpo postrado | Casicuentos | Mortajas | Elogio del proxeneta|

| La última vez | Libro de citas | Diez poemas... | O podríamos amarnos... | Cáncer de invierno |

| La memoria buscando sus disfraces  |  Palabras para Obdulia  | (Técnicas) para abrazar... |

| Rená, a solas con nosotros  | Cuaderno de junio | Labios de la locura |

| Obdulia azul | Variaciones (S.E. ú O) |